HOTELES

Si por algo se caracteriza el sector servicios es por su constante adaptación a los sistemas más novedosos, en todos los ámbitos, para prestar la mejor de las experiencias a los clientes que confían en hoteles. Esta es la razón que guía a los complejos hoteleros a valorar la implantación de la biometría en sus instalaciones, ya que permite un control completo y eficaz de los servicios que proporciona al cliente.

Las soluciones biométricas ofrecen un seguimiento minucioso de las personas registradas, su actividad y su seguridad. En el caso de los hoteles, los usuarios reciben beneficios tanto para su seguridad como en el disfrute de las opciones que ofrecen estos complejos, que a su vez pueden gestionar de forma eficaz y sencilla cómo la atención que dispensan a estas personas.

Con respecto a la seguridad de los clientes, utilizar biometría y acceso por huella no supone ningún tipo de trastorno y rompe con el uso de las tradicionales llaves, códigos de acceso o tarjetas. Esta clase de recursos cuentan con el riesgo de que se pueden perder, robar u olvidar, con el trastorno que esto supone en un periodo en el que se busca el descanso y relajación en vacaciones, mientras que la huella dactilar permanece con el individuo en todo momento y es inimitable. Por tanto, el hotel no tiene más que registrar en su base de datos la huella de la persona para determinar su identidad y verificarla posteriormente cuando quiera acceder en el área en cuestión. De este modo se consigue garantizar que son únicamente los clientes y los que tienen permiso los que tienen acceso a los complejos y que nadie ajeno puede vulnerar esta seguridad.

Los comentarios están cerrados.